Croquetas caseras de pollo

Croquetas caseras de pollo

Croquetas caseras de pollo al más puro estilo de nuestras abuelas.

Todos hemos picado alguna vez en comprar croquetas del súper y luego nos hemos acordado de lo buenas que estaban las que hacían nuestras abuelas o nuestras madres.

Así que con esta receta puedes elaborar las croquetas de toda la vida, aunque no te voy a mentir, llevan su tiempo.

Ingredientes:

  • ½ pechuga de pollo (la puede cocer en agua pero es mejor si usas la que te ha sobrado de alguna sopa o cocido)
  • 3 vasos de leche (salen más sabrosas si uno de esos vasos tres de leche lo sustituimos por caldo de pollo). Vale cualquier tipo de leche, entera, semi o desnatada.
  • Pimienta molidaCroquetas caseras de pollo 2
  • Sal
  • 1 pastilla de avecrem (si no hemos usado el caldo)
  • Una pizca de sal
  • 7 cucharadas de harina de trigo
  • 1 cebolla mediana
  • Aceite de oliva virgen extra
  • 1 huevo
  • Pan rallado

Elaboración:

  1. Pica la cebolla lo más pequeña posible y reserva.
  2. Pica la pechuga de pollo con los dedos, para evitar que se cuele algún hueso y remata con unos toques de tijera para que queda aún más picada. Reserva.
  3. Pon en una sartén grande el aceite al fuego y fríe la cebolla. Cuando esté dorada y blanda añade la carne y remueve un para de veces. Vierte la harina y no dejes de remover. En el momento en que se ponga más oscura y se hagas peloititas, añade los demás ingredientes: la leche (o la leche y el caldo), dale un toque de nuez moscada, salpimenta y añade el avecrem si no has puesto caldo.
  4. Mueve hasta que adquiera una textura de masa, pero ten cuidado de no dejar muy dura ya que al enfriar endurece más.
  5. Cuando esté lista vierte la masa en una fuente o un bol y deja enfriar fuera de la nevera. Si no tienes tiempo de hacer seguir haciendo las croquetas, puedes conservar la masa en el frigorífico durante un par de días. Ten en cuenta que si haces esto creará una capa más dura en la superficie, que tendrás que amasar ligeramente antes de hacer las croquetas.
  6. Una vez enfriada la masa haz la forma de la croqueta y emborriza. Para ello bate un huevo y añádele un chorreoncito de agua. Pon el pan rallado en un recipiente aparte. Baña la croqueta en el pan rallado, después en el huevo y para terminar otra vez en el pan rallado. En este paso puedes congelar las croquetas que no vayas a consumir en el día.
  7. Fríe las croquetas en aceite de oliva virgen extra muy caliente. El aceite que cubra la croqueta. A la hora de freir las croquetas que has metido en el congelador, no las descongeles, fríelas directamente.

Listo para disfrutar…

Un ultimo consejo: intenta buscar  recetas de las abuelas ya que ellas sabían hacer una dieta saludable y variada o la llamada dieta mediterránea.

Powered by WordPress | Designed by: Free WP Themes. | Thanks to Best Free WordPress Themes, Find WordPress Themes Free and Free WP Themes