Mermelada de tomate

Mermelada de tomate

Mermelada de tomate endulzada con Stevia y azúcar

Mermelada de tomate deliciosa con Stevia y algo de azúcar moreno. Si te gusta desayunar bien y te gusta cuidarte, lo mejor es desayunar una tostada de aceite de oliva virgen extra. Pero esta opción puede resultar algo aburrida si se hace día tras día, así que dale alegría a tu cocina con recetas alternativas.

Cuando tengas exceso de tomates, además de hacer conservas de tomate para tus guisos, puede invertirlo en hacer mermelada.

Con la receta de mermelada de tomate, podrás disfrutar de un desayuno sano, bajo en calorías y con muy poco azúcar, ya que este lo vamos a sustituir por Stevia y algo de azúcar morena de caña integral (ya que sin este no llegaría a consolidar mucho). Y no solo eso, sino que también puedes usarla para distintas recetas en nuestra cocina.

El tomate es un alimento básico que no puede faltar en nuestra cocina, es un excelente aliado contra el cáncer, junto con el aceite de oliva, reduce el colesterol y mejora la vista. Además, se puede tomar sin reparo porque no tiene grasas y es bajo en calorías.

Así que toma nota de los ingredientes:

  • 1 kilo de tomates (asegúrate de consumir tomates ecológicos o de nuestro hombre de la huerta de confianza)
  • 100 gramos de azúcar moreno de caña integral
  • 12 sobres monodosis de Stevia
  • 50 ml de aceite de oliva virgen extra
  • 50 ml de zumo de limón.

Nota: Si no tienes problemas con el azúcar o te gusta la mermelada más consistente, sustituye el azúcar moreno y la Stevia por azúcar blanca.

Preparación:

  1. Se pelan los tomates. Para ello los escaldamos poniéndolos varios minutos en agua hirviendo. Al sacarlos los pasamos por agua fría y retiramos fácilmente la piel del tomate. Se intenta quitar la semilla al tomate. Se pone el tomate en un bol y se le vierte el zumo del limón, el azúcar y la Stevia durante aproximadamente una hora para que el tomate vaya adquiriendo el sabor y la acidez del tomate se elimine mejor.
  2. Se ponen los tomates con el limón y el azúcar en una olla a fuego medio-bajo a calentar. No dejar de remover, ya que con el azúcar se puede pegar. Remueve bien desde el fondo de la olla.
  3. Al cabo de más o menos una hora y cuando el tomate haya adquirido una consistencia fina, suave y esté al gusto, apartamos del fuego. Rápidamente vamos vertiendo la mermelada de tomate en tarros de cristal con tapa y dejamos reposar durante aproximadamente media hora. Al enfriar vamos viendo como la mermelada adquiere consistencia. Si deseas que quede aún más suave, puedes triturar la mezcla antes de verterla en los botes.
  4. Si no la vas a gastar toda, pon los tarros de cristal bien tapado en una olla para hacerlos conserva poner enlace de hacer conservas. Para ello mételos en la olla con agua hirviendo . Una vez que hacen un sonido como un “pop” estarán envasados.

Ya tienes tu mermelada lista para untar en tu tostada aderezada con un chorreoncito de aceite de oliva. También está muy rica si le pones queso de cabra. De manera que tienes a parte del desayuno, unos canapés de lujo.

Mermelada de tomate

Powered by WordPress | Designed by: Free WP Themes. | Thanks to Best Free WordPress Themes, Find WordPress Themes Free and Free WP Themes